Home Columnistas Ta Wueno leer a: D.H. Lawrence.

Ta Wueno leer a: D.H. Lawrence.

8 min read
0
0
171
Foto: Especial.
Foto: Especial.

El salvaje peregrino que desafió al Modernismo.

David Herbert Lawrence nació en Nottinghamshire el 11 de septiembre de 1885. El ambiente minero rural de su lugar de nacimiento fue su más básica inspiración como escenario, así como la tensión que había entre sus padres le infundió un estilo de caracterización único, enfocándose en el estado emocional y físico de una sociedad que ya empezaba a sucumbir a las consecuencias de la ‘Industrialización’. Sus personajes, conflictivos, profundos, indecisos y tan llenos de belleza y patologías como el mismo ser humano establecieron las bases de un Modernismo más enfocado en el humano y menos desenvuelto en el crecimiento de la sociedad.

Para Lawrence, el hombre era un ente cansado, reprimido y lleno de angustia que hallaba el escape ideal en el amor, los viajes y la liberación sexual, detalle que le traería severos problemas que culminarían en la persecución legal que lo orillaría a viajar por el mundo. Su obra fue un desafío no solo a una sociedad que empezaba a perder su inocencia ante las grandes corporaciones (hablamos por supuesto de la consolidación de la Revolución Industrial), sino que también fue un desafío a los valores “doblemoralistas” de dicha sociedad. Fue perseguido por autoridades jurídicas que empezaban a gozar las mieles más dulces del poder y que a su vez hallaban soez y provocativa la obra de un hombre que siempre estuvo cerca de la grandeza literaria.

El amante de lady Chaterley en su edición en español de la editorial Debolsillo, disponible en todas las librerías. Foto: Random House Mondadori.
El amante de lady Chaterley en su edición en español de la editorial Debolsillo, disponible en todas las librerías. Foto: Random House Mondadori.

El amante de Lady Chatteley y Mujeres enamoradas fueron las obras más icónicas y al mismo tiempo las más peligrosas. La censura lo orilló a defender su obra con su mejor arma, las palabras, y al ser censurado, sería duramente criticado por diarios y pasquines especializados en literatura. Afortunadamente grandes autores de la talla de E.M. Forster y Aldous Huxley (a quien de seguro recordarán por Un mundo feliz) lo defendieron a capa y espada, salvando su reputación de un infierno eterno. Con esto pasó a ser, de un ‘Pornógrafo subversivo’ a ‘ Uno de los escritores más brillantes de su generación.

Toda la crítica ácida, todo el ataque a su obra y la persecución que hasta lo llevó a la Corte, y todo el rechazo de una comunidad que de manera póstuma terminaría alabándolo no fue mas que la excusa para salir de su natal Inglaterra y dedicarse hasta sus últimos años a viajar por el mundo. Estuvo en Ceilán (hoy Sri Lanka), en Australia, en Estados Unidos (lugar de “residencia permanente” y tumba) e incluso llegó a visitar México, teniendo breves visitas a Oaxaca y la Ciudad de México. A esta experiencia dedicó dos libros: La serpiente emplumada y Mañanas de México. El primero es un ensayo reflexivo en el que Lawrence expresa su admiración por la civilización Azteca, el segundo es un libro de viajes en el que relata su fascinación por un país que todavía no sucumbía a la invasión industrial modernista.

El jardín de las Hespérides, una colección de 'Novellas' breves. Editorial Debolsillo, disponible en todas las tiendas. Foto: Random House Mondadori.
El jardín de las Hespérides, una colección de ‘Novellas’ breves. Editorial Debolsillo, disponible en todas las tiendas. Foto: Random House Mondadori.

En sus últimos años enfermó de malaria y tuberculosis y debido a eso ya no pudo seguir viajando por el mundo. Tuvo que volver a su país donde seguiría enfrentando ataques y críticas mordaces a su obra y escribió hasta casi el último día de su vida. Falleció en un día como hoy, 2 de marzo, pero del año 1930.

La obra de D.H. Lawrence es muy extensa y afortunadamente su catálogo es manejado por todas las librerías del país. Pero no se confundan, ya que el autor parece ser de esos que escribe novelas románticas eróticas pero su estilo va mucho más allá. Compuso poesía crítica y lírica, novelas que hoy en día son clásicos y libros de ensayos sobre literatura, sexualidad y crítica literaria. Una gran opción para leer algo distinto, fuera de los matices unilaterales que nos ofrece la ‘literatura comercial’ sin profundidad, sin discurso. Si buscas pensar y sentir sin dejar de recordar tu esencia como ser humano, D.H. Lawrence es tu opción para empezar a leer.

Y no olvides comentar esta nueva sección usando los hashtags #TaWueno y #TaWuenoLeer seguido del libro o autor de tu preferencia. Disfruta las páginas.

Comments

comments

  • Ta Wueno Leer: Neil Gaiman para el Día del Niño.

    Recomendaciones para celebrar el Día del Niño leyendo. Se acerca el Día del Niño, y qué me…
Load More Related Articles
Load More By Pedro Herrera
Load More In Columnistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Check Also

Axl Rose: El hombre del año.

El regreso de un rockstar caído. En el mundo del rock hay una afirmación sobre la que no c…